sábado 22 de julio de 2017
Edición Nº 262 - Aduananews.com - Número de Registro DNDA: 5107675 - Copyright 2001 Aduananews.com / Aduananews.com.ar - Todos los derechos reservados
Edición Nº 262 - Aduananews.com - Número de Registro DNDA: 5107675 - Copyright 2001 Aduananews.com / Aduananews.com.ar - Todos los derechos reservados

Escenario dramático para exportaciones de peras y manzanas

  • Written by Aduana News
  • Published in Comex
Exportaciones de frutas se desplomaron en unos 350 millones de dólares durante la última década. Exportaciones de frutas se desplomaron en unos 350 millones de dólares durante la última década.

Las exportaciones regionales de peras y manzanas con destino a los mercados de ultramar totalizaron, en estos primeros seis meses del año, las 185.265 toneladas, volumen 13% inferior a los embarques consolidados para este mismo período del año anterior.

La cifra muestra nuevos mínimos históricos en las exportaciones de la actividad, quebrando el piso alcanzado durante el 2016.

Lejos quedó el movimiento en el puerto durante el 2005 cuando se llegó a embarcar más de 600.000 toneladas de frutas hacia los grandes mercados de ultramar. En poco más de una década el Valle de Río Negro y Neuquén dejó de exportar hacia este destino más de 400.000 toneladas de pomáceas. Este volumen representa una facturación en torno a los 350 millones de dólares.

“Como se presenta el escenario todo indica que el próximo año perforaremos los mínimos de la presente temporada. Se están perdiendo chacras con importantes niveles de producción y no aparecen reemplazos para esos volúmenes”, confió el titular de la empresa Tres Ases, Gabriel Grisanti, a la prensa.

Según señala un reciente informe elaborado por la Terminal Portuaria Patagonia Norte, finalizada la temporada, las exportaciones de peras este año no llegan a las 150.000 toneladas, cifra que refleja una caída interanual del orden del 13%. La misma tendencia se observa en los embarques de manzanas, pero con niveles absolutos mucho menores: apenas 35.000 toneladas embarcadas.

“La realidad que muestra la temporada es muy dura. No somos competitivos y los precios en destino mostraron un ajuste que terminó por condicionar aún más nuestros embarques hacia ultramar. El escenario es dramático”, reflejó Pablo Cervi, presidente de la CAFI. “El año que viene incluso puede ser peor si no se toman medidas financieras y sanitarias que permitan corregir estas tendencias”, completó el ejecutivo.

Desde el sector primario las expectativas no cambian mucho. “Estamos en un momento crítico y no recibimos la ayuda necesaria para poder frenar la salida de más y más chacareros del sistema”, señaló el presidente de la Federación de Productores minutos antes de subir a un avión para mantener una reunión con funcionarios del gobierno nacional.

La actividad continúa su derrotero hacia un ajuste sobre el que nadie pareciera querer hacerse cargo. La administración Macri tiene, a diferencia del gobierno anterior, una muy buena predisposición al diálogo, pero los resultados no terminan de aterrizar en la región. Las provincias de Río Negro y Neuquén se encuentran totalmente ausentes, como si el problema existiese en otra parte del territorio argentino.

Las estadísticas privadas y públicas confirman esta decadencia que se viene manifestando hace más de dos décadas en la región.

Este año las bajas en los principales indicadores comerciales se debieron a los problemas de volumen que sufrió la actividad producto del granizo y las heladas tardías registradas en las zonas productivas. Por otra parte, la cosecha sufrió serios problemas de calidad, lo que terminó por afectar las ventas en fresco de las peras y manzanas.

Empresarios y productores adelantan que, de no contar con fondos suficientes, los problemas sanitarios crecerán en forma exponencial durante los próximos meses poniendo en jaque la temporada que se avecina.

La fruticultura del Valle sufre por muchas variables que impiden su desarrollo. Algunas de ellas son:

  1. Un retraso cambiario que impide llegar a los mercados externos con precios competitivos respecto de nuestros competidores.
  2. Falta de tecnología que mejore la productividad tanto en la parte primaria como en la de servicios. Hace años que las principales empresas de la región no realizan inversiones para recomponer tecnología en los galpones de empaque y las cámaras frigoríficas.
  3. Niveles de producción de fruta embalada en las explotaciones que se ubican muy por debajo de países como Nueva Zelanda, Chile, Sudáfrica o Australia.
  4. Carencia de políticas públicas para incentivar el desarrollo de este tipo de economías regionales que vienen soportando quebrantos hace muchos años.
  5. Con este escenario, la actividad valletana continuará degradándose y nada indica que el año que viene sus exportaciones vuelvan a quebrar los mínimos de ventas registrados este año. Una lenta agonía a la vista de todos aquellos que tienen responsabilidad y poder para modificar el actual status quo.

Fuente: Diario Rio Negro

 

 

Last modified onLunes, 10 Julio 2017 11:43